_@_javascript_info

Killer-in-Laying-Hens-header-min

¿Hay un asesino silencioso en su gallinero?

Síndrome del hígado graso en gallinas ponedoras

Cuando el síndrome del hígado graso (FLS) ataca, su rebaño estará en una producción máxima de huevos de un 70–85 % aproximadamente. Usted se esfuerza por alcanzar la máxima producción de huevos pero, en cambio, observa un menor rendimiento de sus gallinas y una reducción en la producción y en la calidad de los huevos. En algunos casos, los signos son obvios, como pérdida crónica del apetito, depresión, aves con sobrepeso, disminución del movimiento y crestas pálidas, pero a veces, el único signo de que algo va mal en su rebaño es la muerte esporádica de sus gallinas. 

Una gallina ponedora que se acerca a la producción máxima tiene unas necesidades energéticas elevadas y, al consumir dietas muy energéticas, depositará el exceso de energía en forma de grasa en el abdomen, tejido subcutáneo, riñones, base del corazón, intestino y músculo del estómago. Sin embargo, lo más importante es que la grasa se deposita en el hígado y alrededor del oviducto. Los depósitos grasos en el hígado hacen que el hígado se ablande y se dañe fácilmente. Además, los depósitos de grasa alrededor del oviducto pueden causar la ruptura hepática y hemorragias internas durante la puesta de huevos. En otras palabras, existen tanto tensiones metabólicas como físicas asociadas con la puesta de huevos que pueden inducir la hemorragia final. La ruptura hepática es la progresión del FLS hacia el síndrome hemorrágico de hígado graso. 

Un problema multifactorial 

El síndrome de hígado graso es en gran medida un síndrome multifactorial para el que se han descrito varios factores de riesgo además de un exceso de aporte energético. La hormona estradiol parece estar implicada en el FLS. Asociada con la madurez sexual, esta hormona estimula el hígado para aumentar el almacenamiento de grasa para la síntesis de la yema de huevo. En consecuencia, a medida que comienza la producción de óvulos, el tamaño del hígado aumenta drásticamente en respuesta a los niveles de estrógeno.  

La respuesta inflamatoria también está asociada a uno de los iniciadores del síndrome hemorrágico del hígado graso. Se han notificado niveles más altos de marcadores inflamatorios en aves con FLS inducido experimentalmente. En situaciones comerciales, la reacción inflamatoria que provoca esta transición puede deberse a otros factores, incluyendo factores nutricionales y ambientales.  

El síndrome del hígado graso se describe a menudo en gallinas ponedoras con movimiento limitado y puede estar asociado con el tipo de sistema de alojamiento utilizado. En un estudio se notificó que, aunque la tasa de mortalidad global no era diferente entre los sistemas de alojamiento, la causa de la muerte era diferente. En el caso de gallinas ponedoras enjauladas, el 74 % de las gallinas murieron a causa del FLS, pero en el caso de aves en sistemas de alojamiento alternativos, solo entre el 0 y el 5 % de las gallinas muertas fueron diagnosticadas con la enfermedad.  

Además, a pesar del cambio en las prácticas de cría de gran parte de la industria de producción de huevos, los sistemas de producción en jaulas siguen siendo el sistema predominante para albergar gallinas ponedoras en muchos países, lo que convierte a este síndrome en una importante amenaza potencial para los rebaños de gallinas ponedoras. De hecho, recientemente se ha estimado que más del 90 % de la producción de huevos en China, Japón y Estados Unidos procedía de gallinas enjauladas, y en Turquía, India, Rusia y México, esa cifra era del 100 %. 

Se sabe que la incidencia más alta de FLS se produce durante los períodos cálidos. En general, las temperaturas ambientales más altas reducen las necesidades de energía, lo que conduce a un equilibrio energético positivo. Junto con el equilibrio energético ya aumentado de una gallina ponedora que se alimenta para alcanzar la máxima producción, el aumento de las temperaturas ambientales solo intensifica el desarrollo de la enfermedad. 

Además, las aves dependen del enfriamiento por evaporación durante la respiración para regular la temperatura corporal. Desafortunadamente, el aumento de la grasa abdominal en estas gallinas puede interferir con la respiración normal y el enfriamiento, haciendo que estas aves sean más propensas a sufrir insolación y una ruptura hepática por el FLS. Por lo tanto, podemos prever que los rebaños de aves en regiones de clima cálido son más susceptibles a este síndrome. A medida que se vuelve cada vez más evidente que las temperaturas extremas están aumentando en todo el mundo, parece inevitable que sea cada vez más necesario buscar soluciones para el FLS. 

Subclínico pero costoso 

El síndrome del hígado graso a menudo no se diagnostica en las gallinas ponedoras. La mortalidad suele ser del 3 al 5 %, aunque puede ser mayor, pero es importante recordar que la muerte solo se produce en casos extremos tras una hemorragia hepática masiva. Esto sugiere que un número considerable de gallinas dentro de un rebaño podrían sufrir de FLS en fase subaguda y crónica. Sin embargo, si el FLS no causa una morbilidad evidente o una disminución aparente de la productividad, ¿debería abordarse? Si en animales vivos es difícil distinguir a las gallinas afectadas de las sanas y no hay pruebas diagnósticas disponibles, lo que hace que a menudo este síndrome se pase por alto, ¿es el FLS perjudicial para la producción? 

La respuesta, por supuesto, no es tan sencilla como puede parecer a primera vista. Para empezar, hay una asociación entre el FLS y la calidad de la cáscara del huevo. Una función importante del hígado es la activación de la vitamina D en su forma activa, la vitamina D3. Se ha notificado que los niveles de calcio en la sangre de gallinas con FLS son elevados, lo que sugiere una interferencia con la formación de vitamina D activa, vital en el proceso de formación de la cáscara del huevo. La vitamina D3 es necesaria para la absorción normal de calcio. Una cantidad inadecuada de vitamina D3 induce rápidamente una deficiencia de calcio y una disminución del peso de la cáscara del huevo, lo que da lugar a cáscaras más débiles y finas. Se ha señalado que los huevos desclasificados representan del 3,5 al 12 % de todos los huevos, lo que puede aumentar hacia el final del ciclo de puesta. Además de la calidad de la cáscara del huevo, la forma crónica del FLS puede causar una disminución en la producción de huevos, pero poco o ningún cambio en la mortalidad; tales gallinas pueden mostrar una disfunción reproductiva. 

La prevención es clave 

Dado que el FLS puede pasar fácilmente desapercibido, al ser un “asesino silencioso”, uno de los aspectos más importantes para la prevención es la vigilancia de los factores y signos de riesgo. Se debe supervisar la ingesta de pienso, junto con el aumento del peso corporal y la mortalidad, así como la disminución en la producción de huevos. Los controles rutinarios del peso corporal y de la uniformidad pueden ayudar a revelar el desarrollo del exceso de peso corporal. El acceso a las pruebas diagnósticas establecidas no siempre es posible. Por lo tanto, en muchos casos hoy en día, las necropsias siguen siendo necesarias para el diagnóstico definitivo. Esto puede hacer que sea especialmente difícil identificar el problema en un rebaño sin signos evidentes.  

Otra estrategia para prevenir el FLS es la preparación cuidadosa de la dieta. La dieta debe formularse en función de la especie y la tasa de producción de huevos, de modo que la relación energía/producción pueda controlarse dentro de un rango razonable. La reducción del aporte energético en la dieta, como el aumento de algunas grasas ricas en ácido linoleico y la reducción de hidratos de carbono, puede reducir la incidencia de esta enfermedad. Esto se debe a que la grasa suplementaria disminuye la síntesis de grasa nueva, por lo que el hígado se ve sometido a menos estrés para producir grasa para la yema. En general, esto reduce la carga metabólica en el hígado. 

El aporte energético debe ser suficiente para alimentar a las aves mientras optimiza la producción, pero no más. Maximizar el aporte energético en el período inicial de la puesta es esencial para mantener la productividad; sin embargo, las necesidades energéticas disminuirán durante el período de puesta a medida que disminuya la producción. Como tal, puede ser necesario reducir la densidad de la dieta para evitar que las aves aumenten de peso en exceso. De hecho, la proporción entre la energía metabólica y la proteína en el pienso varía con la temperatura y la tasa de puesta de huevos. Por ejemplo, a temperaturas elevadas, la relación energía/proteína se reduce en un 10 %. Otras estrategias de prevención incluyen proporcionar un espacio vital adecuado, controlar la temperatura ambiente y reducir el estrés de las aves. 

Soluciones complejas pero no complicadas 

Además de las estrategias de alimentación y cría, hay soluciones para ayudar a la gallina ponedora de alta producción. El punto de inflexión para que el FLS subclínico evolucione a síndrome hemorrágico mortal de hígado graso a menudo pasa desapercibido hasta que es demasiado tarde. Por lo tanto, es esencial fortalecer el rebaño antes de que esto se convierta en un problema. La suplementación de piensos ha sido la norma durante muchos años para ayudar a las aves contra el FLS. Sin embargo, con los fluctuantes y esporádicos episodios de temperatura extrema y el aumento del estrés intestinal durante los cambios de pienso, se necesita una solución más sencilla.  

En Biochem, hemos desarrollado conceptos que están formulados para ayudar de forma integral al almacenamiento y la movilización de grasas hepáticas saludables y para ayudar a las aves en momentos de estrés, como el estrés por calor. Como estos conceptos están diseñados para ser añadidos al agua potable, se aplican fácilmente y con precisión. Se trata de soluciones sencillas que pueden resultar valiosas para la salud y el bienestar general del rebaño. 

El síndrome del hígado graso sigue siendo una enfermedad no resuelta en las gallinas ponedoras y tanto las formas agudas como crónicas de la enfermedad son una fuente importante de pérdidas para los productores de huevos. Contamos con años de experiencia en el desarrollo de soluciones en la granja para apoyar su sistema de producción. Póngase en contacto con nosotros para averiguar cómo podemos desarrollar juntos un programa que le ayude a mantener sus gallinas ponedoras de alta producción.