_@_javascript_info

Colostrum for Healthy Piglets

La importancia de la ingesta de calostro en lechones y la suplementación de calostro bovino

La importancia de la ingesta de calostro en lechones y la suplementación de calostro bovino

El calostro, también conocido como leche de calostro o primera leche, es el primer alimento esencial del que disponen los lechones en los primeros días después de su nacimiento. Sin embargo, la formación y composición del calostro no es igual en todas las cerdas y la cantidad de calostro disponible por lechón no siempre es suficiente. Pero, ¿por qué es tan importante una ingesta suficiente y a tiempo de calostro? ¿Por qué es importante la suplementación de calostro bovino? Este artículo arroja luz sobre esta cuestión.

La importancia de la ingesta de calostro

En comparación con los humanos y algunas especies animales, los lechones nacen sin inmunidad pasiva. La transferencia de la inmunidad pasiva solo es posible después del nacimiento a través de la ingesta de calostro. 

Como único suministro energético externo después del nacimiento, la ingesta de calostro es también de gran importancia para la termorregulación y el crecimiento corporal de los lechones.

La función esencial del calostro es, por tanto, proporcionar al lechón tanto anticuerpos maternos como energía. Un lechón que no reciba suficiente calostro está predispuesto a una infección temprana y la tasa de mortalidad aumenta. Por lo tanto, un suministro temprano y suficiente de calostro es decisivo para el desarrollo óptimo de los lechones.

Inmunidad y posibles desafíos durante el desarrollo de los lechones

La pared intestinal del lechón se encarga de absorber los anticuerpos transferidos por la madre a través del calostro. Sin embargo, esta capacidad de absorción de anticuerpos del contenido intestinal es limitada en el tiempo. A partir de las doce horas después del nacimiento, los anticuerpos del calostro ya son incapaces de atravesar la pared intestinal y se digieren en el intestino como las proteínas normales. Sin una ingesta rápida de calostro materno como protección contra los gérmenes patógenos, los lechones lactantes tienen pocas posibilidades de sobrevivir. No es hasta dos o tres semanas después del nacimiento cuando el lechón comienza a producir sus propios anticuerpos, la inmunidad activa.

Camadas grandes: poco calostro

En los últimos años, el tamaño medio de las camadas de las cerdas ha aumentado considerablemente gracias a la selección genética. Sin embargo, esto también va asociado a una reducción del peso medio al nacer y, al mismo tiempo, a una mayor variación del peso corporal en la camada. Con el aumento del tamaño de la camada, la cantidad de calostro ingerido por lechón disminuye, ya que no se dispone de la cantidad de calostro necesaria para satisfacer las necesidades de los lechones.

Los lechones que nacen con bajo peso o que han tenido una fase de parto larga suelen estar agotados y no son capaces de encontrar el camino a la ubre a tiempo. Por lo tanto, el suministro necesario de calostro para los lechones lactantes de camadas grandes se torna rápidamente insuficiente (véase la tabla.1).  Esto significa que no siempre se dispone de una cantidad mínima de 250 g de calostro ingerido por lechón.

Tabla 1: influencia de la producción de calostro materno y del tamaño de la camada en la cantidad de calostro disponible por lechón

Los lechones son especialmente susceptibles a las enfermedades, porque la inmunidad activa aún no está desarrollada en los primeros días de vida. Además, los posibles agentes infecciosos pueden desarrollar su efecto patógeno con mayor facilidad, ya que el intestino del lechón recién nacido aún no ha desarrollado una flora comensal distinta. La diarrea de los lechones se considera la causa más frecuente de la pérdida tanto de lechones lactantes como de lechones destetados en todo el mundo.

El período después del destete: una fase crítica

El periodo inmediatamente posterior al destete es crucial para la industria porcina y está influenciado por los eventos anteriores durante la gestación y la lactancia. La diarrea de los lechones relacionada con la alimentación, que está causada por un cambio demasiado drástico de una dieta láctea rica en lactosa a una dieta rica en almidón, se produce con frecuencia. Una vez que los lechones han recibido calostro y leche altamente digerible de la cerda durante la fase de amamantamiento, la dieta se cambia a alimentos sólidos después del destete. Existen numerosos factores que pueden causar trastornos digestivos después del destete, incluyendo la imposibilidad de desarrollo de la respuesta inmune adaptativa y la falta de anticuerpos maternos. Además, en los lechones se produce una brecha de inmunidad entre las tres y las cinco semanas después del nacimiento, cuando los anticuerpos maternos ingeridos con el calostro se descomponen y la formación de los propios anticuerpos del lechón apenas ha comenzado. Las hormonas del estrés inhiben la actividad de división celular de los linfocitos, lo que conduce a una mayor susceptibilidad a las enfermedades.

La composición del calostro bovino

El calostro bovino contiene altos niveles de componentes bioactivos esenciales similares a los que se encuentran en la leche materna de la cerda. Los componentes bioactivos más importantes incluyen factores inmunitarios, de crecimiento y antimicrobianos.

El calostro bovino, al igual que el de las cerdas, contiene un nivel especialmente alto de proteínas. En las primeras horas después del nacimiento, la proteína está compuesta en gran parte por γ-globulinas, también denominadas inmunoglobulinas. El calostro contiene esencialmente tres clases de inmunoglobulinas: IgG, IgA e IgM.

Las inmunoglobulinas tienen numerosas funciones.  Por ejemplo, pueden reconocer y aglutinar las bacterias de forma temprana, evitando así la adhesión a las células epiteliales de la mucosa. También pueden neutralizar los virus y las toxinas bacterianas. La función inmunológica mediada por las inmunoglobulinas depende de la clase de inmunoglobulina.

Por otra parte, los factores estimulantes del crecimiento desempeñan un papel importante en el desarrollo del intestino en los animales recién nacidos. Los factores de crecimiento similares a la insulina (IGF-1 e IG-2) se consideran los factores de crecimiento más abundantes en el calostro bovino. Su función es estimular el crecimiento y la diferenciación celular.

Otro factor de crecimiento es el denominado factor de crecimiento epidérmico (EGF, por sus siglas en inglés), que juega un papel importante en la diferenciación celular en animales jóvenes y puede tener una influencia positiva en la formación de la mucosa intestinal en el intestino delgado.

El factor de crecimiento transformante beta (TGF-ß) también cumple diversas funciones en el organismo. Desde hace muchos años se conocen tres isoformas diferentes. Estas tres isoformas de TGF-β (TGF-β1, -β2 y -β3) son reguladores centrales de la diferenciación celular, la migración, la proliferación y la expresión génica, que participan, entre otras, en las respuestas reparadoras y fibróticas.

Entre los factores antimicrobianos se encuentran la lactoferrina, la lactoperoxidasa y los lisosomas. La lactoferrina apoya y refuerza el sistema inmunitario mediante sus propiedades inmunomoduladoras. Se considera un componente importante del sistema inmunitario inespecífico, ya que presenta propiedades antimicrobianas contra bacterias, hongos y la mayoría de los virus. Por ejemplo, la lactoferrina es capaz de impedir la adhesión de las bacterias a las superficies abióticas mediante la unión iónica a los biomateriales o a las estructuras bacterianas.

La lactoperoxidasa es una enzima que se encuentra en el calostro y la leche y que presenta un efecto antimicrobiano. Actúa como catalizador de una reacción oxidativa en el organismo. Las bacterias pueden ser inhibidas por un agente oxidante tóxico. 

La acción de los lisosomas se considera un importante mecanismo de defensa del huésped y es crucial para la inmunidad. Tienen la capacidad de eliminar las bacterias al ayudar a degradar las paredes celulares de las bacterias potencialmente dañinas.

El uso del calostro bovino en los lechones

El calostro bovino se viene utilizando como terapia tradicional o complementaria en la medicina humana y veterinaria desde hace cientos de años.

Los resultados de la mayoría de los estudios han demostrado que el uso de calostro bovino puede tener un impacto positivo en la salud intestinal, el rendimiento y el estado de salud de los lechones.

La suplementación con calostro bovino puede mejorar la resistencia a las infecciones sistémicas en lechones inmaduros e inmunocomprometidos. También cabe esperar una mejora de los parámetros intestinales, como la altura de las vellosidades, la tasa de absorción de enzimas y azúcares en el intestino delgado, el aumento de la densidad celular en el intestino grueso y la reducción de la incidencia de la enterocolitis necrotizante grave (ECN) y la diarrea. Además, la suplementación con calostro bovino influye positivamente en el desarrollo de los órganos y el intestino de los lechones.

El calostro bovino también se utiliza en caso de problemas de salud después del destete. Los estudios sobre la suplementación de calostro bovino en lechones destetados muestran resultados positivos en la ingesta de alimento y el rendimiento del crecimiento en la primera semana después del destete. Además, se puede mejorar la conversión alimenticia. Además, el uso de calostro bovino puede tener un efecto positivo en la salud intestinal. Se mejora la integridad intestinal, se reduce la colonización intestinal por E. coli y aumenta la respuesta inmunitaria de la mucosa intestinal. El aumento de la inmunidad local se consigue gracias a la absorción en el tracto gastrointestinal de las inmunoglobulinas, IgA, IgM e IgG contenidas en el calostro bovino.

El concepto adecuado para sus lechones

El uso de calostro bovino de alta calidad en los conceptos de Biochem favorece la inmunidad y el desarrollo posterior del lechón. Soluciones probadas en la práctica, como Piglet Protector® y Bimulac® Pre, han mostrado repetidamente una reducción significativa de la pérdida de lechones, además de un aumento de la ganancia diaria, así como una menor incidencia de la diarrea.

¿Hemos despertado su interés y desea recibir más información? Póngase en contacto con nosotros.