_@_javascript_info

Probiotics-in-Chicken-header-min

¿Son importantes los probióticos para los pollos?

¿Por qué debo alimentar a mis pollos con probióticos? 

Se dice que tenemos 10 veces más células bacterianas sobre y dentro de nosotros (nuestra microbiota) que células en nuestro cuerpo. ¡Diez veces más! ¡Billones de microorganismos bacterianos! Sin embargo, solo constituyen entre el 1 y el 3 % de nuestro peso corporal. Esto subraya el poder de estos poderosos microbios microscópicos. Además, gran parte de esta biomasa microbiana reside en el intestino. Aunque el número de bacterias varía según la especie, lo cierto es que la mayoría de la microbiota de un animal vive en el tracto intestinal. 

Más de 900 especies bacterianas habitan en el intestino, ¡una microbiota en toda regla! Además, esta microbiota interna tiene una función importante en un animal. Incluyendo la digestión de los alimentos, la descomposición de toxinas, la modulación del sistema inmunitario, la exclusión de patógenos, y el apoyo a la salud intestinal. 

La microbiota no es una entidad estática. Está influenciada por varios factores tanto internos (como la edad y la genética) como externos (como el entorno, la dieta y los factores estresantes). Además, una microbiota desequilibrada puede tener efectos significativos en el animal, como una mayor susceptibilidad a las enfermedades, un crecimiento deficiente y una menor productividad. La buena noticia es que podemos influir positivamente y equilibrar la microbiota intestinal en beneficio del animal con el uso de probióticos.

¿Qué son los probióticos?

Probiótico significa literalmente “para la vida”, y es un microorganismo vivo que aporta beneficios para la salud cuando se consume en cantidades adecuadas. A menudo, se cree que las bacterias y otros microorganismos son perjudiciales, pero muchos son beneficiosos.

¿Cómo funcionan los probióticos?

Los probióticos producen diferentes efectos sobre el cuerpo. Cada probiótico actúa de diferente manera. Dependiendo de la especie de microorganismo y de su aplicación, la suplementación con probióticos ofrecen diferentes beneficios. Por ejemplo: el mantenimiento de una comunidad sana de microorganismos intestinales; la modulación de la actividad inmunológica; la producción de sustancias beneficiosas; el aumento de la digestión; el apoyo a la salud intestinal; y la reducción y prevención de la colonización por patógenos potenciales, por mencionar algunos.

Estas funciones se logran a través de diferentes mecanismos. La competencia por parte de los probióticos por los sitios de fijación y los nutrientes reduce su disponibilidad para los microbios patógenos. Algunas sustancias específicas producidas por los probióticos pueden inhibir los patógenos y mantener un número bajo de bacterias dañinas. El efecto inmunomodulador y la mejora de la función de la barrera intestinal son otras funciones importantes de los probióticos. En pocas palabras, los probióticos ayudan a mantener un equilibrio saludable en el intestino para promover una salud y funcionamiento adecuados y defenderse de los trastornos intestinales.

¿Qué probióticos se utilizan en animales? 

Se han utilizado diferentes especies microbianas como probióticos en animales incluyendo Bacillus, Enterococcus, Lactobacillus, Pediococcus, y cepas de levadura pertenecientes a la especie Saccharomyces cerevisiae. En general, se clasifican principalmente en tres grupos: bacterias formadoras de esporas como el Bacilo, bacterias productoras de ácido láctico como el Lactobacilo, y levaduras vivas. Los productos disponibles en el mercado pueden contener una o varias especies probióticas diferentes, dependiendo de su uso final y del resultado deseado.

Sin embargo, algunos probióticos especiales comparten lo mejor de ambos mundos. Por ejemplo, el Bacillus coagulans DSM 32016 combina los beneficios de las bacterias formadoras de esporas y de las bacterias productoras de ácido láctico. Como tal, el B. coagulans DSM 32016 aprovecha los diferentes mecanismos de acción para modular la microbiota en beneficio del animal. Además, la formación de esporas del B. coagulans DSM 32016 es resistente al calor, siendo un gran candidato para el pienso granulado.

¿Qué factores pueden afectar a la microbiota de un pollo? 

En los pollos, hay varios factores que pueden influir en la composición de la microbiota intestinal, incluyendo la edad, la raza y el sexo del ave. Sin embargo, los elementos que, tal vez, tienen mayor influencia sobre la microbiota en los pollos son la fuente y el procesamiento del pienso y el entorno. La dieta basal utilizada en la producción avícola (sin soja o a base de soja, pienso granulado o en pasta) puede cambiar la microbiota y producir beneficios significativos en la producción. 

Factores ambientales como la temperatura ambiente, la calidad de la cama y la interacción materna probablemente juegan un papel en el desarrollo de la microbiota intestinal. En el momento de la eclosión, los pollitos se exponen a las bacterias de la superficie de la cáscara del huevo que está cubierta de bacterias procedentes de la gallina reproductora y de la cabina de incubación. El contacto inicial influye en la futura inmunidad y salud intestinal, dirigiendo en última instancia el desarrollo del sistema inmunitario asociado al intestino.

En algunas regiones, la cama se reutiliza entre los rebaños de pollos de engorde, lo que afecta positivamente a la microbiota si la cama está debidamente impregnada con bacterias beneficiosas. Además, las diferencias ambientales entre las aves de corral criadas de forma convencional y los pollos de pasto también pueden suponer un efecto distintivo en la microbiota intestinal.

¿Cómo pueden los probióticos ayudar a mis pollos?

Las aves de corral a menudo se alimentan con probióticos y se ha demostrado que mejoran de forma continua los potenciadores del rendimiento. Además, muestran efectos positivos en la morfología intestinal, las poblaciones microbianas, la absorción de nutrientes, la función de barrera intestinal y la respuesta inmunitaria, así como la capacidad antioxidante. El indicador de la eficacia de la suplementación con probióticos en una granja avícola a menudo se mide por la ingesta de pienso, el aumento de peso corporal y la tasa de conversión alimenticia. Las mejoras en la salud y el bienestar de las aves se miden mediante la reducción del índice de morbilidad y mortalidad durante ciertas fases críticas de la producción, como el estrés nutricional (por ejemplo, por cambio de dieta) y el estrés animal (por ejemplo, debido a la densidad de animales).

El tracto intestinal del pollo desempeña un papel importante en el éxito de la salud y el crecimiento durante la fase de producción, y las comunidades microbianas en el intestino son esenciales para la nutrición del huésped y para obtener el máximo rendimiento. Los probióticos desempeñan un papel vital en esta función. 

Se ha demostrado que los pollos alimentados con suplementos probióticos han mejorado la función y morfología de la barrera intestinal. Por ejemplo, también se ha demostrado que la alimentación probiótica aumenta la superficie de absorción del intestino delgado, mejorando así la absorción y el rendimiento de los nutrientes. Los probióticos modulan el sistema inmunitario intestinal y pueden ayudar a proteger contra patógenos intestinales comunes como la Salmonella, el Clostridium, la E. coli y otras bacterias dañinas. Además, mejoran la integridad intestinal y la función de barrera en las aves expuestas. 

Las aves de corral parecen especialmente sensibles a los retos ambientales asociados a la temperatura. De hecho, se ha sugerido que las aves de corral modernas producen más calor corporal debido a su mayor actividad metabólica. Se ha demostrado que la dieta suplementada con probióticos es beneficiosa para los pollos de engorde que sufren estrés por calor al mejorar la morfología intestinal y la función de barrera, lo que redunda en una mejor calidad de la carne. En las gallinas ponedoras, la suplementación con probióticos puede disminuir el efecto negativo del calor en la tasa de producción de huevos, el consumo medio diario de pienso, y el peso del huevo.

En el proceso de incubación del pollito, la suplementación con probióticos puede ser beneficiosa al compensar la falta de contacto con pollos adultos, lo que normalmente establecería una microbiota intestinal; la administración temprana de probióticos puede mejorar los perfiles microbianos del intestino. Los probióticos suministrados a las gallinas ponedoras han dado como resultado una mayor eficiencia alimentaria, que se refleja en mejoras significativas del peso del huevo y de la calidad de la cáscara, así como en una disminución de la tasa de huevos dañados.

En general, la suplementación con probióticos mejora la calidad de la carne de los pollos de engorde. Esto se ha atribuido a una mejor salud intestinal y a una mayor digestión y absorción de nutrientes gracias a una mejor disponibilidad de los mismos. La suplementación con probióticos en la dieta de los pollos criados en libertad así como de los pollos de pasto tiene el potencial no solo de mejorar la producción y la calidad organoléptica de las aves de corral y los productos avícolas, sino también de reducir el impacto medioambiental de la cría de aves de corral. En general, la suplementación con probióticos puede mejorar la salud y el bienestar de las aves y reducir los costes de producción y el impacto medioambiental.

¿Cuándo debo darle probióticos a mi pollo? 

Los probióticos ofrecen mejores resultados en la salud y el rendimiento cuando se administran durante todo el período de cría o producción. Sin embargo, son varias las ocasiones en las que está indicado un probiótico. Se debe administrar lo antes posible suplementos con probióticos a los pollitos de un día de edad que procedan de una incubadora. Las aves que han sido tratadas con un antibiótico se beneficiarían de una alimentación probiótica. Se debe suministrar a las aves dosis adicionales de probióticos durante momentos de estrés como cuando se producen cambios en la temperatura, entorno, pienso y agua. 

¿Cómo puedo seleccionar el mejor probiótico para mis pollos?

Existen muchas cepas de bacterias probióticas y, al igual que otros ingredientes de los piensos, es importante seleccionar el producto adecuado para las necesidades de sus aves. No hay una respuesta sencilla a esta pregunta, ya que cada granja y situación puede requerir uno diferente. Además, existen diferencias específicas en los microbios que influyen en la selección de un probiótico adecuado en función del propósito deseado. Por ejemplo, las especies de Bacillus son conocidas por su estabilidad térmica y la producción de enzimas digestivas, así como por las mejoras en la conversión de alimentos, mientras que las bacterias productoras de ácido láctico colonizan rápidamente el intestino de animales jóvenes. 

Sin embargo, también es importante seleccionar la subespecie correcta de microbio. Por ejemplo, no todas las cepas de Bacillus tienen efectos beneficiosos. ¡Una cuidadosa selección y cribado de las diferentes cepas es clave para encontrar la solución acertada! Biochem cuenta con más de 30 años de experiencia con probióticos, y confiamos en todos estos años de conocimiento para ayudarle a seleccionar el probiótico apropiado para sus necesidades. Póngase en contacto con uno de nuestros expertos para obtener más información sobre las soluciones probióticas que ofrecemos o visite nuestro sitio web: www.biochem.net.